FSC-CCOO Castilla-La Mancha | 15 abril 2024.

El exalcalde de Quintanar del Rey Martín Cebrián concedió miles de horas extras irregulares a varios trabajadores municipales entre 2019 y 2022

  • La Inspección de Trabajo desvela además que el Ayuntamiento retribuía las horas extraordinarias como ‘gratificaciones’ para “enmascarar” su verdadera naturaleza, incrementando de paso “de forma indebida” las bases de cotización de las personas beneficiadas al tiempo que minoraba las cuotas a abonar por el consistorio a la Seguridad Social

El anterior alcalde de Quintanar del Rey, Martín Cebrián (PSOE), autorizó entre 2019 y 2022 a un puñado de trabajadores/as la realización de miles de horas extras ilegales, sin causa que las justificase y excediendo de forma desorbitada el límite de 80 horas anuales establecido en el convenio colectivo.

21/11/2023.

El consistorio retribuía además las horas extra “enmascaradas en el concepto salarial ‘gratificaciones’” y las hacia “objeto de cotización genérica”, incrementando así “de forma indebida” las bases de cotización por contingencias comunes de las personas beneficiadas; al tiempo que se producía una “minoración de las cuotas que habría correspondido ingresar si se hubiera llevado a cabo correctamente la cotización adicional por dichas horas”

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) ha sancionado ahora por estos hechos al consistorio quintanareño -cuyo pleno municipal hubo de aprobar en su última sesión un crédito extraordinario de 1.501 euros para pagar la sanción- y ha extendido tres actas de liquidación “por la falta de cotización adicional de aquellos trabajadores que, debido a la inclusión indebida de dichas horas extraordinarias en la base de cotización de contingencias comunes, han alcanzado el tope de cotización para dichas contingencias; dado que en estos casos se produce minoración de las cuotas que habría que ingresar si se hubiese llevado a cabo correctamente la cotización adicional por dichas horas.”

Además, la ITSS ha comunicado las irregularidades constatadas “a la Tesorería General de la Seguridad Social, al Instituto Nacional de la Seguridad Social y al Servicio Público de Empleo Estatal, a los efectos oportunos”, que probablemente consistirán en nuevas sanciones, liquidaciones y/o reclamaciones de cantidad dirigidas por estos organismos al ayuntamiento de Quintanar.

La actuación y el demoledor informe de la ITSS son fruto de la denuncia de CCOO, sindicato que desde 2017 venía reclamando infructuosamente al equipo municipal de Gobierno presidido hasta el pasado mes de mayo por Martín Cebrián información sobre el desmesurado número de horas extras que realizaban determinadas personas; y que, tal y como subraya la Inspección, eran “objeto de autorización por el alcalde a petición individual de cada trabajador afectado.”

La ITSS confirma ahora que en 2019 hubo cuatro trabajadores que excedieron el número de horas extras establecido en el convenio; cinco en 2020, otros cinco en 2021 y nueve en 2022. 

Aunque no indica si estas personas se repiten año a años, la ITSS sí especifica “a título de ejemplo” que “uno de los trabajadores ha realizado 317 horas extraordinarias en 2019; 264 horas extraordinarias en 2022; 485 horas en 2021 y 611 horas extraordinarias en 2022; algunas de las cuales se realizan en régimen de teletrabajo.” 

CCOO-FSC de Cuenca “valora la actuación de la ITSS, que desvela cómo el ex alcalde Quintanar del Rey privilegiaba a determinados empleados municipales, a unos pocos; a los que autorizaba la realización desmesurada de horas extras no justificadas, despreciando la obligación de limitarlas a casos de absoluta necesidad y de carácter excepcional y de tender a su total eliminación para sustituirlas por empleo estable.”

“Solamente las horas extras irregulares realizadas en cuatro años por la persona citada ‘a título de ejemplo por la ITSS’ se aproximan a una jornada anual completa”, señala Ángel L. Castellano Bobillo, responsable del Sector Local de CCOO-FSC de Cuenca.

“La manera de abonar y de cotizar las horas extra era también absolutamente irregular. Como dice la ITSS, el ayuntamiento ‘enmascaraba’ la realización de las horas extras, las retribuía como ‘gratificaciones’ y las cotizaba a la Seguridad Social como horas genéricas. Y todo ello, en la más absoluta opacidad, negándose a atender las reiteradas peticiones de información del comité de empresa, entonces encabezado por CCOO.”

“Solo recientemente, cuando se abordó la negociación del Plan de Igualdad del Ayuntamiento y el equipo de Gobierno hubo de facilitar la documentación precisa para elaborar el diagnóstico, se pudieron conocer las horas extraordinarias realizadas por puestos de trabajo, encontrándonos entonces con que de las nueve personas que hicieron horas extras en 2021, cuatro superaron las 80 máximas establecidas en el convenio. Una hizo 98, otra 101 y otra 115; pero la cuarta llegó a las 492; siempre con la autorización del anterior alcalde.”

“Así, mientras en el consistorio de Quintanar del Rey algunas personas percibían un muy abultado sobresueldo a cuenta de horas extras; otras trabajadoras, como las Auxiliares del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), sufrían discriminación indirecta por razón de sexo en materia retributiva, como ya ha determinado en fallo judicial el TSJ-CLM -y la ITSS ha iniciado procedimiento administrativo sancionador, pendiente de resolver.”

“Esta fue en el plano laboral la manera de actuar del señor Cebrián, que solo cabe calificar de caciquil, arbitraria, clientelar e injusta. Ahora, es una nueva Corporación municipal, en la que el PSOE mantiene la mayoría, pero con una alcaldesa al frente, la tendrá que hacer frente a liquidaciones y sanciones”, apunta Bobillo. 

“Lamentamos que el nuevo equipo de gobierno socialista intentase quitar hierro a este grave asunto rebajándolo a un mero ´descuadre de horas’; en un Pleno en el que también se aprobó la defensa jurídica de la Diputación frente a siete demandas de trabajadoras del SAD por la discriminación salarial que sufrieron.”

“Nos gustaría que esta nueva etapa en el Ayuntamiento de Quintanar del Rey hubiera un cambio de actitudes en la forma de abordar las relaciones laborales por parte de la alcaldesa y de su equipo de Gobierno. Afrontando las cuestiones con honestidad, legalidad, justicia y transparencia. Renunciando definitivamente a la doble vara de medir aplicada por su predecesor según quien fuera la trabajadora o el trabajador afectado o el sindicato al que perteneciera; y poniendo fin a las injustificables discriminaciones laborales y retributivas que caracterizaron las legislaturas del señor Cebrián.”